¿Qué significa ser intersexual? Por Christiana Lilly de SFGN

¿Qué significa ser intersexual? Por Christiana Lilly de SFGN

Lo que más me emociona de este artículo es cómo remata la activista Margaret Porter, en relación a la forma tan obtusa en que la gente mira el tema de la intersexualidad: «Tú eres maravillosamente especial, el resultado de infinitas reconfiguraciones y cambios en los genes. Y existen muchas personas en este mundo que te aceptarán así como eres, si tú puedes aceptarte a ti mismx.»

Brújula Intersexual

¿Qué significa ser intersexual?

Por Christiana Lilly de SFGN

Traducción de Laura Inter del artículo “What it Means to Be Intersex” de Christiana Lilly deSFGN

Fuente: http://southfloridagaynews.com/Community/what-it-means-to-be-intersex.html

Intersex pride Jóvenes activistas intersexuales de interACT, participan en el Desfile de Orgullo de la ciudad de Nueva York. Todas las fotografías son cortesía de interACT

Dentro del espectro que son el sexo y el género, un grupo está encontrando su voz.

Una de cada 2,000 personas es intersexual [algunas fuentes dicen que una de cada 150 personas] – personas cuyos cuerpos no encajan en las definiciones tradicionales de hombre o mujer – y están luchando para que los doctores dejen en paz sus saludables cuerpos, y para librarse de una historia llena de estigma.

“Existen más de 30 variaciones intersexuales; hay muchas maneras en las que alguien puede ser intersexual,” dijo Emily Quinn, la coordinadora de lxs jóvenes de interACT, un…

Ver la entrada original 1.127 palabras más

Cuando todo se resquebraja

workstation-148084_960_720.png

Hace ya un poco más de seis meses que renuncié a mi comodísimo empleo en una empresa tecnológica de esas que fundaron Silicon Valley. Bueno, no era tan cómodo como lo hago sonar, porque de haberlo sido yo seguiría aún ahí.

La verdad es que no ha habido una semana desde que renuncié en que no me cuestione al menos un día si tomé una decisión sensata.

Irónicamente, no hay por lo menos un día de esa misma semana que no piense lo opuesto: que renunciar era la única decisión sensata.

Trabajé en esa empresa por cinco años, de los cuales el último año y medio fue terrible. Bueno, no todo ese año y medio. En realidad, sólo hubo un proyecto que fue el causante de mi colapso psicológico y emocional. Podría (o mejor dicho, lo haré) escribir la historia de cómo la depresión que había podido manejar y sobrellevar durante años se me vino encima al grado de incapacitarme para desempeñar mis labores al cien por ciento. Lo triste (pero real en el frío mundo de los corporativos) es que a nadie le importó acercarse a preguntarme qué tenía, ofrecerme una alternativa para seguir funcional y productiva para la empresa. Pero es que la propia empresa no tenía ya muchas alternativas, porque los malos manejos de los proyectos (bueno, específicamente de ese proyecto que fue la pesadilla que me hizo resquebrajarme) habían reducido mis opciones profesionales a una sola alternativa.

Se puede argumentar válidamente: ¿por qué no moverse a otra empresa cuando se tuvo la oportunidad?

Creo que la respuesta es compleja de articular, pero se puede resumir en una palabra: adición. No es fácil desacostumbrarse a percibir un sueldo jugoso y a tener un estilo de vida lleno de placeres inocuos y fugaces. La nula educación financiera que tenemos nos hace creer que el dinero es para gastarse tan pronto se recibe, y así fue que cuando mi cuerpo dijo «basta», mi situación financiera también era precaria. Cuando renuncié, comencé a ir a terapia sicológica, y eventualmente a retomar esto que tanta pasión me despertó en la adolescencia, y que me acompañó durante años hasta que lo dejé perder cuando consideré que mi única opción real (porque no creí que pudiera vivir de escribir, porque todo mundo te dice que no se puede vivir de escribir, lo cual socava tu confianza y mina tu autoestima) era dedicarme a programar en lenguaje C#.

No pretendo decir que hoy estoy bien. Hoy dependo de mis padres nuevamente, y pareciera que no hubiera servido de nada haber estudiado en una de las más prestigiosas universidades de mi país, haber trabajado en una de las profesiones más lucrativas, y haber ganado experiencia en una carrera que ahora me doy cuenta que sólo me habría llevado a la tumba. La realidad me sigue esperando. Agazapada, estoy consciente que tendré que confrontarla nuevamente muy pronto. Pero cada día que pasa, es un poco más brillante el sol que brilla en el cielo. Incluso en el de esta hipercontaminada ciudad con su nata de mierda gris parecida a la de Beijing.